CRÓNICAVisto 1548 veces — 31 enero 2013

El alcalde de Sierra Gorda, José Guerrero, exigió a la empresa que ejecuta las obras de construcción de la nueva autopista, que respete a su comuna y sus habitantes o tomará las acciones que corresponda. La autoridad también emplazó a los organismos públicos pertinentes a tener un rol más activo en la fiscalización de los trabajos.

La molestia de la primera autoridad comunal se debe a una serie de situaciones que afectan directamente a los habitantes de la localidad de Baquedano. Entre ellas está la gran cantidad de polvo que se levanta producto del constante paso de camiones y camionetas de la empresa y de las tronaduras que se realizan en las cercanías del poblado.

“Los vecinos se han visto muy afectados por estas situaciones y vemos con malestar que la empresa constructora no ha estado respetando las medidas impuestas en las resoluciones medioambientales”, dijo el alcalde.

Agregó que “como alcalde tengo la obligación de representar las inquietudes de nuestros vecinos y velar por su calidad de vida, por lo que no permitiré, como dueño de casa, que nos pasen a llevar y nos falten el respeto”, enfatizó,

Una de las situaciones más preocupantes planteadas por la Municipalidad de Sierra Gorda, es la relacionada con las tronaduras que se efectúan en las cercanías de Baquedano la empresa Skanska. “Ayer se produjo un nivel de descoordinación inaceptable, la que puso en peligro a nuestros habitantes. Primero nos informan que tienen problemas para realizar la tronadura, por lo que nos piden cambiar la hora de la misma, ante lo cual les exigí no tronar por la falta de rigurosidad en el procedimiento. Sin embargo, la tronadura se realizó de igual forma poniendo en riesgo a nuestra gente; sin considerar la tremenda nube de polvo que provocan las explosiones”, explicó el alcalde.   

El edil sostuvo una reunión con el gerente general de Skanska, Diego Pini, y el gerente de operaciones de Autopistas de Antofagasta, Emilio Ortiz, quienes, junto con ofrecer disculpas, se comprometieron tomar las medidas de mitigación correspondientes. En lareunión también participó el encargado de la Inspección Fiscal del MOP, Igor Riquelme.

El alcalde José Guerrero les reiteró que su ánimo es el de trabajar en conjunto, pero lo mínimo que se pide es se respeten las exigencias y acciones establecidas en la resoluciones emitidas, tanto por el Servicio de Evaluación Ambiental, Seremi de Salud, como las de la Seremi de Obras Públicas.

Inspección Fiscal

La autoridad comunal cuestionó el rol que está cumpliendo la Inspección Fiscal de las obras, cuya responsabilidad corresponde al MOP. “Ellos deben verificar en terreno que la empresa cumpla con todas y cada una de la normas y resoluciones que emiten los organismos públicos, situación que no se está dando como corresponde y que, lamentablemente, está repercutiendo negativamente en nuestra gente”, dijo Guerrero.

Tras la reunión, el alcalde instruyó al administrador municipal Max Pizarro, recorrer junto a la ingeniera medioambiental del municipioy los gerentes de las empresas, los puntos críticos sobre los cuales se deben tomar medidas inmediatas.

Finalmente se acordó realizar reuniones con mayor frecuencia entre la empresa y el Municipio, para ir revisando todas las observaciones que surjan.

Compartir

About Author

iphonerodrigo