POLICIALVisto 1092 veces — 16 julio 2018

Fue una llamada telefónica la que alertó a bomberos, en el sector del monumento natural La Portada, dos personas necesitaban ayuda, estaban en la playa y no podían subir los acantilados.

Tres compañías del Cuerpo de bomberos de Antofagasta fueron despachadas de forma inmediata este domingo (15 de julio), los “profesionales de la emergencia” sabían que éste, sería un trabajo difícil, debido al terreno, geografía y la poca luz natural que había a la hora del llamado.

Cuando llegan las unidades de emergencia al lugar, un kilómetro aproximadamente al norte de La Portada, el sol ya se había ocultado, sin embargo, costara lo que costara, se debía rescatar a las personas en problemas.

Manuel Cancino Álvarez, Tercer Comandante del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta y oficial a cargo del rescate, señaló que, “eran tres personas las que durante la tarde habían bajado los acantilados para pescar. Comenzó a pasar el tiempo y cuando decidieron volver no encontraron la forma de subir. Sólo uno de los tres jóvenes logró llegar arriba y fue él quien llamó a bomberos”.

Los tres jóvenes bordeaban los 20 años, y quienes estaban bajo los acantilados, a medida que pasaban las horas su estado de salud se complicaba. El frío, el viento y sus ropas totalmente mojadas provocaron que sufrieran hipotermia y a raíz de los intentos infructuosos por subir los acantilados por sus medios, resultaron con algunas lesiones, afortunadamente de carácter leve.

Manuel Cancino Álvarez, Tercer Comandante de bomberos añadió que “para lograr el rescate se debió hacer armados de cuerda, para poder descender los acantilados. El trabajo fue bien complejo y duró cerca de tres horas, por la altura, la falta de luz natural y por lo escarpado del terreno”.

Los jóvenes en problemas, una vez que fueron evaluados por personal de bomberos en la playa y debido a que su salud aún no estaba tan deteriorada, fueron asegurados con arnés, cascos, guantes y todos los elementos de seguridad necesarios para comenzar su ascenso, uno por uno, pero siempre acompañados de un bombero que los guiaba por las grietas y las piedras y la arena que caía, hasta finalmente ponerlos a salvo.

Trabajo difícil, pero exitoso y que culminó con personal médico del SAMU, que también acudió al lugar para la evaluación de los afectados y para luego trasladarlos a un centro asistencial, donde finalmente fueron estabilizados.

 

Compartir

About Author

iphonerodrigo