EMPRESASVisto 2153 veces — 15 octubre 2019

El subsecretario de Energía, Francisco Javier López, encabezó el lanzamiento de la Electro Ruta del Cobre con la inauguración del primer punto de carga eléctrica rápida de la ciudad, que se ubica en la Estación de Servicio Copec de calle Pérez Zujovic, sector “La Chimba”.

El nuevo punto de carga -fruto de una alianza entre Copec y ProCobre- marca la extensión de la red Copec Voltex al Norte Grande y en él se desplegará información respecto a la importancia del cobre para el desarrollo de la movilidad eléctrica. La Electro Ruta del Cobre contempla también cargadores rápidos en Estaciones de Servicio de Calama y San Pedro de Atacama, los cuales comenzarán a funcionar en 2020.

Copec Voltex es la red de carga rápida para vehículos eléctricos más grande de Sudamérica, que prontamente alcanzará los 1.000 kilómetros lineales del territorio nacional. La red cuenta con cargadores rápidos de última generación, de 50 KW, que permiten abastecer vehículos hasta en 20 minutos, el menor tiempo de carga disponible en toda la Región.

Esta alianza entre Copec y ProCobre representa una contribución a la meta-país de que, al 2040, el 100% del transporte público y el 40% de los vehículos particulares funcionen en base a electricidad. Esto, como parte de la necesidad de avanzar ágilmente hacia una matriz energética con una creciente participación de fuentes renovables. En este sentido, resulta lógico que Chile, uno de los principales productores mundiales de cobre, aproveche sus ventajas competitivas al contar con un insumo que es vital para la construcción y funcionamiento de los vehículos eléctricos, las baterías y la infraestructura de carga.

Tras conocer el nuevo punto Copec Voltex de Antofagasta, el subsecretario de Energía junto a representantes de Copec y ProCobre, realizaron la carga de un auto eléctrico, simbolizando el lanzamiento de la Electro Ruta del Cobre.

En la ocasión, el subsecretario de Energía, Francisco Javier López, señaló que “La electromovilidad ya es parte del presente de nuestro país, por eso es valorable el esfuerzo de las empresas por hacer realidad la Electro Ruta del Cobre”, que dotará con la infraestructura de carga necesaria para conectar más de 300 kilómetros. La región de Antofagasta tiene las condiciones para convertirse en un polo para el desarrollo de la electromovilidad, debido a la disponibilidad de cobre, litio y de energías renovables, todos recursos abundantes en la región”.

Por su parte, Alberto Ferrand, gerente Zona Norte Copec, dijo: “Tenemos plena conciencia de los desafíos que enfrenta el planeta, y especialmente la industria energética de la que somos parte. Chile está a pocos meses de la realización de la COP 25 y, desde nuestra perspectiva, la confluencia del sector privado en el esfuerzo global por avanzar hacia una economía basada en energías limpias es una condición ineludible. Copec respondió tempranamente a este llamado y ha estado trabajando de forma activa para responder al desafío. Un ejemplo concreto es la red Copec Voltex, con la que estamos dotando a Chile de la infraestructura de carga eléctrica necesaria para el despegue de la electromovilidad, con puntos tanto dentro como fuera de las Estaciones de Servicio”.

El uso de cobre en la construcción de estas nuevas estaciones permite mejorar la eficiencia y otorga seguridad en el proceso de carga. Además, por tratarse de un material 100% reciclable, representa un mínimo impacto para el medio ambiente. “El Norte de Chile, y muy en especial la Región de Antofagasta, son el origen de este metal que tanto ha dado a su gente. Por eso, nuestro compromiso es devolver a las comunidades los beneficios que ofrece la electromovilidad: reducción emisiones y contaminación acústica, seguridad en la conducción de la energía y con un material 100% reciclable”, aseguró el Director Ejecutivo de Procobre, Marcos Sepúlveda.

La importancia del cobre en la electromovilidad

Las nuevas tendencias en materia de transporte en el contexto del cambio climático han creado una mayor demanda de minerales como el cobre, elemento clave para los vehículos eléctricos, los cuales requieren de una mayor proporción de este metal para su construcción en comparación a los medios de transporte convencionales.

De acuerdo con la International Copper Association (ICA), un automóvil eléctrico puede requerir 75 kg. de cobre, tres veces más que los 23 kg. que utilizan en promedio los vehículos de combustión interna. Esta cantidad es aún mayor en el caso de los buses eléctricos, que pueden llegar a requerir 560 kg, los que se usan principalmente en sus motores, baterías y cables.

Frente a este incremento en el uso de cobre, la consultora IDTechEx proyecta que la demanda de cobre global impulsada por la electromovilidad llegará a 1,74 millones de toneladas para 2027.

Compartir

About Author

iphonerodrigo