SALUDVisto 1162 veces — 22 noviembre 2019

“A la Quimio con mi Simio” se denomina el kit de ayuda psicológica que la Corporación.

Oncofeliz donó al Hospital Regional de Antofagasta con la finalidad de ayudar a niños, niñas y sus parientes a conocer y asimilar el tratamiento médico requerido para el restablecimiento de los menores.

La organización filantrópica donó 10 unidades de esta herramienta de apoyo que incluye una mochila, con forma de un simpático primate, y libros didácticos los cuales contienen variados recursos visuales y kinestésicos para facilitar la comprensión del cáncer y cómo sobrellevar sus efectos físicos, emocionales y mentales.

La Directiva de Oncofeliz ha mantenido una dilatada vinculación con esta unidad de salud pública, período en el que sus integrantes han efectuado colaboraciones variadas, sobre la base de las necesidades de los pacientes. En esta ocasión, optó por este obsequio, considerando que se trata de recursos de aprendizaje de gran utilidad en el proceso de contención emocional y psicológica de los pequeños y sus familias.

Tamara Inostroza, Pediatra y Oncóloga Infantil, tiene conocimiento de este juguete de apego porque se trata de una invención de profesionales chilenos que han incursionado con éxito a nivel internacional. “Esta Corporación hace un par de años nos aportó las primeras unidades. No nos costó mucho familiarizarnos con ellas dado su fácil modo de uso. Claramente, la educación representa un pilar fundamental en el trabajo con las familias, lo que se facilita bastante con este recurso”.

Apoyo sistemático a la labor clínica

Destacó el aporte del voluntariado de Oncofeliz en aquellas áreas complementarias, no cubiertas por el sistema público. Entre ellas, alimentación y medicamentos extraordinarios y puntuales e insumos, según necesidad, que constituyen una gran ayuda para el hospital. Rafael Bannura, Presidente de Oncofeliz Antofagasta, comentó que el principal logro de la organización es dar continuidad de sus servicios comunitarios. Aseveró que en 2019 “cumplimos 19 años ligados estrechamente con el Área de Oncología Infantil. Durante ese lapso, la ayuda ha sido diversa porque nos interesa estas siempre prestos a colaborar. Desde traslados, para los pacientes y/o sus padres, drogas oncológicas, exámenes, etc. “.

En cuanto al kit, valoró la creatividad de su inventor porque, de acuerdo a la experiencia obtenida, “estos muñecos se transforman rápidamente en amigos imaginarios de los niños y niñas, lo que les permite sobrellevar de un menor modo este largo y doloroso trayecto”. Agregó que Chile experimenta un proceso de convulsión social que ha mermado el ánimo de muchos connacionales. A su juicio, quienes se resienten más son precisamente los más pequeños del hogar que muchas veces no logran asimilar el miedo y la inseguridad “como lo hacen los adultos, de modo que consideramos apropiados extender este donativo para todos los pacientes nuevos”.

Jennifer Contreras, madre de Renata Vega, destacó la oportuna intervención de los equipos clínicos que permitieron detectar el linfoma Hodgkin, en su hija, un mal que afecta al sistema inmunitario. Aseveró que “hemos vivido seis meses súper difíciles, de gran apremio en lo emocional, pero hemos recibido un gran apoyo y respaldo de los equipos clínicos. Es una red de profesionales muy completa y donde el apoyo es palpable. Han estado en los momentos más difíciles y eso se agradece. Mi hija es fuerte y estoy seguro que saldrá adelante”.

Dijo que le habían hablado del kit y su hijita tenía grandes expectativas de recibirlo. “El monito es súper amigable y útil. Se adapta al cuerpo y los libros se ve que son súper entretenidos”.

 

Compartir

About Author

iphonerodrigo