CRÓNICAVisto 941 veces — 13 febrero 2019

El 13 de febrero tiene un significado especial para los periodistas de esta desértica y pujante zona. Hoy no sólo nos sumamos a la celebración del Día Nacional de la Prensa, para recordar la creación del primer periódico a cargo del fray Camilo Henríquez hace 206 años sino, también, celebramos un nuevo año de vida institucional como Consejo Regional El Loa.

Fue hace 18 años cuando un grupo de jóvenes y visionarios periodistas dio el primer paso para aportar a la siempre discutida descentralización y luchar con herramientas transparentes y justas para lograr una autonomía a través de la modificación del estatuto de nuestra Orden para que se permitiera por primera vez la creación de un Consejo Regional fuera de una capital regional y de la provincia de Arica, entendiendo que nuestras necesidades y motivaciones eran muy distintas a la de nuestros pares de Antofagasta. He aquí donde también compartimos nuestro reconocimiento con Enrique Ramírez Capello y Sonia Leyton, entre otros dignísimos dirigentes de la época, quienes sin egoísmo ni eufemismos entendieron nuestro planteamiento y apoyaron este histórico hito para Calama, El Loa y el país, que después fue ejemplo para que otros colegas impulsaran lo mismo en sus zonas.

Quizás sea lo único a celebrar hoy pues, paradójicamente, las noticias no son buenas para quienes día a día la redactan. En este sentido no podemos quedar ajenos a la grave situación que aqueja a trabajadoras y trabajadores de las comunicaciones de nuestra región tras los arbitrarios y masivos despidos que se dieron en reparticiones públicas, con el poco pulcro artículo legal de “necesidades de la empresa”, sin mostrar el verdadero rostro que hay detrás y desmereciendo el aporte profesional y ético que por años entregaron muchas y muchos colegas al Estado, trayendo consigo cesantía y una crisis social que involucra también a sus familias.

Más doloroso aún es el cierre de distintos medios impresos, con sus respectivas consecuencias, que también nos tocó directamente vivir con lo sucedido con nuestra querida Estrella del Loa, escuela de muchas generaciones de periodistas, pero que hoy subsiste a 230 kilómetros y lejos de su original raíz editorial. Esperamos que lo mismo no suceda con El Mercurio de Calama u otros impresos de la región pues creemos que la solución no está en el despido de quienes “sí hacen bien la pega” en las salas de redacción sino en la evaluación y rendimiento de quienes “no hacen bien la pega” tras el escritorio para que el negocio subsista y sea sustentable en el tiempo.

Hoy no hay mucho que celebrar pues también solidarizamos con las familias que se vieron afectadas por la vigente emergencia climática que vivió el norte del país y que con mayor fuerza azotó a los habitantes de nuestro Calama y, en particular, del Interior de nuestra Provincia.

He aquí donde aprovecho de agradecer el profesional rol social e informativo que, desde que comenzó la emergencia, han desarrollado con rectitud y seriedad colegas de Calama y San Pedro de Atacama para mostrar la realidad en beneficio de las comunidades afectadas. Sabemos que sólo así la noticia seguirá vigente en la agenda pública y no se olvidaran de ellos en la etapa más importante que se avecina: la reconstrucción.

Fraternalmente,
Hugo Marambio Miranda
Presidente Consejo Regional El Loa

Compartir

About Author

iphonerodrigo