SALUDVisto 1443 veces — 02 diciembre 2020

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Dirección de Salud de CMDS dio a conocer la labor que se desarrolla en Cuatro Centros de Rehabilitación Comunitaria que entregan apoyo a cientos de usuarios desde los 18 años de edad.

El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad con el objetivo de promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad, así como generar conciencia sobre su situación en todos los aspectos de la vida. Instancia elegida también por la Dirección de Salud de Corporación Municipal de Desarrollo (CMDS) para mostrar el trabajo que desarrollan los Centros de Rehabilitación Comunitaria que existen en cuatro Cesfam de Antofagasta y que cuentan con un completo equipamiento para entregar apoyo a usuarios que van desde los 18 años y hasta personas de más de 90 años, personas con diversos tipos y grados de discapacidad que requieren un apoyo constante.

La alta prevalencia de personas con discapacidad y la complejidad que se requiere para entregar un acompañamiento oportuno desde Salud, genera la necesidad de desarrollar una red de rehabilitación que abarque todos los niveles de complejidad de intervención que se requieren, esto dado que hasta antes del año 2007 la rehabilitación se centraba en los hospitales, en los servicios de Medicina Física y rehabilitación, posterior a esa fecha se comienza con la estrategia de los Centros Comunitarios de Rehabilitación a nivel primario acercando a los usuarios a sus CESFAM a una rehabilitación comunitaria con enfoque biopsicosocial.

“Contamos actualmente con Salas de Rehabilitación en Cesfam Corvallis, Juan Pablo II, en Cesfam María Cristina Rojas y Valdivieso, que es donde nos encontramos, que se constituyen en cuatro Centros Comunitarios de Rehabilitación que cuentan con profesionales como kinesiólogos y terapeutas ocupacionales permanentes en cada uno y que se complementan con los otros profesionales de Salud de cada Cesfam. Son salas muy bien equipadas, porque el trabajo es muy específico, destinadas a usuarios que tienen principalmente secuelas de patologías neurológicas como accidentes cerebrovascular, traumatismos de columnas, Parkinson, entre otros, con diferentes niveles de discapacidad, incluso atendemos a personas con discapacidad transitoria, que van desde los 18 años de edad en adelante hasta adultos mayores”, recalca Ida Faúndez Referente Técnico de la Dirección de Salud de CMDS.

APOYO CONSTANTE

Actualmente en Chile, el 20% de la población adulta está en situación de discapacidad y el 5,8% de la población de 2 a 17 años se encuentra en situación de discapacidad, mientras que el grupo de mayor prevalencia, considerando la población de 2 y más años, corresponde a las personas de 60 años y más con un 38,3%. Personas que requieren una serie de iniciativas médicas y profesionales tendientes a entregarles rehabilitación y mejor calidad de vida.

Esta labor en los Cesfam de la comuna tiene cientos de usuarios que durante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 debían continuar con sus terapias, las cuales fueron adaptadas por los equipos para realizarse principalmente de manera domiciliaria.

“Nosotros como dupla de rehabilitación salimos a domicilio, hoy visitamos en este caso a una paciente de 90 años con una post fractura de muñeca y a quien le realizamos una serie de ejercicios para recuperar su movilidad articular, estiramiento y potencia muscular. Pero debemos entender que una discapacidad no debemos verla sólo en aspectos de limitantes físicas, sino que también hay que ver aspectos biopsicosociales, que inciden y afectan en la vida cotidiana, como alimentarse, vestirse, trabajar, trasladarse en la ciudad o en su hogar, eso afecta en todo sentido. Por eso hemos levantado un trabajo en sus domicilios y de telerehabilitación durante la pandemia”, recalca la terapeuta ocupacional, Silvana Oroz.

USUARIOS

Don Mario Ordenes, producto de un virus que atacó su columna vertebral, ha ido perdiendo sensibilidad y movimiento en sus piernas. Trasladarse incluso en distancias pequeñas ya se le dificulta, debe hacerlo con un “burrito” o derechamente en silla de ruedas. “Me emociona mucho hablar del trabajo que hacen estos jóvenes profesionales, porque estaba tirado sin ninguna atención y hay muchas personas con discapacidad o con este tipo de enfermedades que necesita apoyo… que están en sus casas. Entonces estoy muy agradecido porque este tipo de ejercicios es de gran ayuda, uno es guiado también en lo que tiene que hacer”, detalla visiblemente afectado.

Nelly Merino, usuaria de 90 años del Cesfam Rendic agrega que, “esto me parece muy bien, porque junto con el problema de mis manos no puedo caminar bien tampoco, yo antes hacia todas mis cosas normalmente y de pronto me vi con afectada con una caída. Es muy bueno lo que están haciendo, porque ya cuesta incluso ir al Cesfam, que no es lejos, pero uno ya no tiene la misma movilidad y ellos se preocupan incluso de mandarle hasta los remedios a la casa y ayudarnos a estar mejor”, puntualiza.

Compartir

About Author

iphonerodrigo