CRÓNICAVisto 921 veces — 06 noviembre 2019

Equipos permitirán optimizar las mediciones de la actividad del macizo más activo del norte de Chile.

Un verdadero hito en investigación volcanológica realizaron geólogos de la Universidad Católica del Norte (UCN), al instalar la primera estación de monitoreo meteorológico en el cráter del volcán Lascar, ubicado en la cordillera de la región de Antofagasta, a unos 5.590 metros sobre el nivel del mar. Este volcán ha presentado alrededor de 30 erupciones explosivas desde el Siglo XIX, lo que lo convierte en el más activo del norte de Chile.

Hasta ahora solo se había ubicado este tipo de centros remotos en el flanco sur del macizo rocoso, pero en esta ocasión se subieron los equipos que componen la estación hasta la cima misma.

Manuel Inostroza Pizarro, geólogo y estudiante del programa de Doctorado en Ciencias mención Geología de la UCN, es uno de los profesionales que lideró la campaña que instaló los equipos: “Esta estación es la primera que existe en todo el norte del país, lo que fue posible gracias a un gran trabajo por el traslado que se debió realizar de cada uno de los módulos que la componen hasta el cráter”, informó.

Agregó que la estación meteorológica tiene la capacidad de medir la presión atmosférica, temperatura, humedad, precipitaciones, velocidad y dirección del viento; “con lo que el equipo viene a complementar los análisis que realizamos al estimar el flujo de SO2 (Dióxido de Azufre) emitido desde el Lascar, lo que nos permitirá contar con datos más precisos para nuestros estudios”.

Hasta la fecha solo se podía tener una aproximación del flujo de SO2, labor que se realiza con un espectrómetro DOAS y cámaras ultravioleta desde la base del volcán. Los datos de estos equipos deben ser corregidos según el estimado que se obtiene de la velocidad del viento en la cima. Es aquí donde la estación meteorológica toma importancia, ya que desde ahora se podrá estimar el flujo de SO2 utilizando valores de velocidad del viento más precisos, lo cual indudablemente mejorará la calidad de los antecedentes recolectados en terreno.

“El interés por realizar estas investigaciones en el Lascar radica en el grado de actividad que tiene. Este volcán es el más activo del norte de Chile, produciendo erupciones menores esporádicas y con un registro importante de actividad eruptiva en 1993, por lo tanto, presenta una constante y abundante emisión de gases como el SO2”, manifestó Manuel Inostroza.

Los gases de SO2 se originan en la desgasificación de un cuerpo magmático en profundidad y el estudio permanente del flujo permitirá conocer el grado de actividad del Lascar y alertar ante alguna posible reactivación de su sistema.
En este sentido, el trabajo desarrollado por investigadores, estudiantes y académicos de la UCN permitirá contar con redes de mitigación de riesgo asociados a procesos volcánicos, aspectos que beneficiarán no solo a las comunidades aledañas a estos macizos rocosos, sino también a toda la región, la que puede verse afectada por una eventual erupción mayor.

En el mismo ámbito, Inostroza explica que los resultados de estos trabajos de análisis forman parte de los objetivos del Proyecto FIC-R sobre mitigación de riesgo asociado a procesos volcánicos en la Región de Antofagasta, proyecto financiado por el gobierno regional que se inserta en el núcleo de investigación Ckelar-Volcanes de la Universidad Católica del Norte. A su vez, Ckelar pertenece a una red de colaboración con el Centro Nacional de Investigación de Ciencias de la Tierra en Alemania (GeoForschungsZentrum – GFZ Potsdam).

Compartir

About Author

iphonerodrigo