CULTURAVisto 748 veces — 01 abril 2019

La obra, que convocó a cerca de 5 mil personas durante los meses de verano en la Comunidad GEN, regresó gracias a la Seremi de las Culturas de Antofagasta.

A través de cuatro buses dispuestos por parte de la Seremi de las Culturas, y una impresionante caravana de vehículos, el público antofagastino se hizo presente en la función especial de “El Latido del Cosmos: Teatro en la inmensidad del desierto” pieza de Teatro Paisaje de la Compañía La Favorecedora, que este 2019 logró todo un hito al movilizar durante enero y febrero a cerca de 5 mil personas.

Presentación desarrollada en el marco del Programa “Fortalecimiento de la Identidad Cultural Regional” del Ministerio, el cual dejó de manifiesto el interés que genera este tipo de teatro experimental, que en la Comunidad GEN (emplazada a 22 kilómetros al interior de Antofagasta), ha encontrado su escenario natural.

“Después de esta convocatoria, agradecemos a todos quienes han sido participes de una maravillosa aventura en el desierto más árido del mundo. Fue hace cuatro años cuando nos planteamos el desafío en este paisaje, y hoy vemos los frutos con nuestra tercera obra, la cual para nuestra satisfacción, ha contado con el cariño del público” indicó su directora y dramaturga, Arlette Ibarra.

Respaldo de los antofagastinos que también comentó Gloria Valdés, Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio Región de Antofagasta. “Movilizar a más de 300 personas a la Comunidad GEN, a este oasis en el desierto más árido del mundo, confirma el interés del público antofagastino por una obra que nos invita a reflexionar sobre el cuidado del medioambiente, pero también a dejarnos sorprender por un teatro de experimentación que nos lleva a terreno, a empaparnos con la historia y sus personajes”.

“El Latido del Cosmos”

Concluida la presentación, fue el momento de los balances el cual para la directora Arlette Ibarra es más que positivo. “Ha sido un proceso maravilloso para los más de 20 artistas que hemos participado en esta creación, y sin duda marcará un precedente en la escena regional y también a nivel nacional, como un acercamiento a un teatro de experimentación, un teatro que nos desafía como seres pensantes y reflexivos respecto de nuestro devenir en el territorio, en un paisaje que tiene una energía tan particular como es el desierto, el cual aparentemente está lleno de dificultades, pero que nosotros hemos sabido aprovecharlas y a partir de eso crear una obra que será recordada por el público”.

Asimismo agregó que continuarán trabajando con este estilo, el cual la directora junto a los integrantes de la Compañía La Favorecedora han definido como “Teatro Paisaje”. “Para el futuro queremos continuar con este tipo de estilo, generar un espacio de residencia artística acá en el desierto, es decir un territorio de experimentación y creación para artistas nacionales e internacionales, y así seguir creciendo y seguir soñando que es posible crear en comunidad, en comunión con el paisaje” precisó.

En esta misma línea puntualizó Arlette Ibarra “Hacer arte aquí en la naturaleza tiene la significancia de que nosotros no estamos separados de la tierra, del espacio, del cosmos infinito, somos parte de este todo, y como creadores, como artistas, tenemos que ser consecuentes a este llamado que nos hace la naturaleza para que tomemos conciencia de ella y de esta relación”.

 

Compartir

About Author

iphonerodrigo