CRÓNICAVisto 1001 veces — 14 diciembre 2018

Se detectó un alto contenido de luz blanca fría e intensidades luminosas 500% mayores a la establecida por la normativa.

Hasta intensidades cinco veces mayores a la norma chilena, además de alta presencia de luz azul en la luminaria pública, evidenció un análisis realizado en la capital regional por investigadores y estudiantes del Instituto de Astronomía de la Universidad Católica del Norte (UCN) junto a expertos de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC).

A través de un espectrógrafo y un luxómetro, evaluaron las fuentes de iluminación de diversos espacios de Antofagasta en la zona en torno al Balneario Municipal, las que presentaron un alto contenido de luz blanca fría e intensidades luminosas 500% mayores a la establecida en el Decreto Supremo N°43 del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), valores dañinos que intensifican la contaminación lumínica presente en la región y afectan la calidad del cielo nocturno en medio de la capital mundial de la astronomía.

“En la atmósfera, esto produce un brillo en el cielo que no le permite a los astrónomos estudiar fenómenos que producen señales muy débiles como lo objetos extragalácticos muy lejanos o, en un futuro, las señales de atmósferas de planetas como la Tierra en búsqueda de elementos que son indicativos de vida. Puede ser muy perjudicial, particularmente para proyectos que se están instalando en la región como el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de la ESO u otros”, explica el Dr. Maximiliano Moyano, astrónomo e investigador del Instituto de Astronomía UCN.

Este tipo de iluminación artificial, blanco frío o luz azul, junto a las altas intensidades, causan una pérdida de nitidez atmosférica, además de alterar el ciclo circadiano humano, o reloj biológico, y perjudicar a ecosistemas y animales que necesitan los ciclos de luz solar y cielo nocturno.

Bryan Rodríguez, asistente técnico de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC), destaca que esta fiscalización tiene como objetivo “ver el estado actual que presenta la ciudad, ver qué tan afectada se ha visto con la irrupción de nuevas tecnologías LED, principalmente el blanco frío”.

CONCIENCIA Y EDUCACIÓN

Frente a la relevancia de concientizar sobre la contaminación lumínica y el rol que tiene la población, el Instituto de Astronomía UCN, junto a la OPCC, realizaron una charla-taller en donde estudiantes del Instituto Científico Educacional José Maza Sancho de Antofagasta aprendieron la importancia de cuidar los cielos patrimoniales de la región y la salud y el medio ambiente frente a la emisión de luz artificial, además de fomentar la iluminación sustentable.

Los expertos explicaron que “no se trata de no iluminar, sino que iluminar mejor”, lo que favorece la protección de la calidad del cielo nocturno.

LEY

La actual normativa estipuló un plazo de gracia de 5 años para que las luminarias de las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo se adaptaran, plazo que culmina el 4 de mayo de 2019. Por ello, se destaca la importancia de concientizar y fiscalizar que el alumbrado público cumpla con la norma antes de su plazo de implementación.

Compartir

About Author

iphonerodrigo