CRÓNICAVisto 813 veces — 20 octubre 2017

compañados de vecinos y funcionarios de la salud pública, el Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, entregó al Ministerio de Salud, representado por la Subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, el nuevo Hospital de Antofagasta, recinto médico de mayor tamaño y complejidad entre Arica y Copiapó, que favorecerá a las 600 mil personas que habitan la región de Antofagasta y a unas 400 mil más de las regiones cercanas.

Luego de tres años y medio de trabajos, la ceremonia marcó el término del proceso constructivo del hospital en los plazos establecidos.

“Estamos entregando uno de los hospitales más modernos del país al Ministerio de Salud”, aseguró el Ministro Undurraga en la ceremonia de traspaso, y explicó que “se trata de un edifico de ocho pisos -11 niveles si consideramos los subterráneos y el helipuerto-, que cuenta con un conjunto de modernidades. Si comparamos, el hospital antiguo tiene cuatro ascensores, tres para el público y uno interno. Este nuevo hospital tiene 32 ascensores. Eso da cuenta de la modernidad, pero también de la calidad de servicio que va a prestar esta infraestructura, lo que se complementa con el conjunto de funcionarios del Servicio de Salud, que va a trabajar internamente”.

El mobiliario médico y clínico considera infraestructura hospitalaria y equipamiento médico de primer nivel y alta complejidad, lo que permitirá reducir las brechas de atención y fortalecer los servicios clínicos en distintas áreas médicas.

La Subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, señaló que “estamos demostrando, una vez más, que los compromisos que hizo nuestra Presidenta para avanzar en la salud como un derecho y en el inédito programa que ha llevado este gobierno en esta materia, se cumplen con obras concretas. Efectivamente, cuando terminamos un paso aparecen nuevos desafíos y, sin duda, aquí el gran desafío va a estar en generar cada vez una mejor atención para todos los habitantes de la región, no sólo para los chilenos, sino también para los migrantes y para que todos tengan un mismo derecho a una salud integral, equitativa, justa, para construir el país que queremos”.

El Intendente de la Región de Antofagasta, Arturo Molina, afirmó que, “si todo marcha en los plazos que nos hemos dado, a mediados de noviembre debiéramos tener listo este hospital y el de Calama. Quiero agradecer a todos aquellos que colaboraron a nombre de la Región de Antofagasta, de cada uno de los que van a hacer uso de este hospital y, especialmente, a los funcionarios. Tenemos una tremenda obra y hay que cuidarla, pues le va a dar un tremendo prestigio a la región”.

Una de las beneficiarias del hospital y presidenta de la Junta de Vecinos Villa Trevizán, Enriqueta Santander, se mostró agradecida frente a la concreción del nuevo hospital: “Yo agradezco a la señora Presidenta Bachelet por habernos otorgado esto, que para la comunidad es muy importante. El hospital antiguo nos quedó chico, la comunidad ha crecido bastante y la necesidad también, así es que esto en gran manera nos beneficia a toda la comunidad; a mí misma, que recibí quemaduras cuando chica y he recibo la atención en este hospital y sé que la seguiré recibiendo porque el hospital es para eso”.

Luego de la ceremonia, las autoridades y la comunidad realizaron un recorrido por las dependencias del recinto médico para conocer parte de las salas de atención de pacientes.

El nuevo Hospital de Antofagasta se construyó a través del Sistema de Concesiones del MOP. Con 123 mil metros cuadrados, considera 45 boxes de consulta, 24 boxes de urgencia, 16 boxes dentales, 18 pabellones y 671 camas.

Esta moderna infraestructura de salud representó una inversión de 231 millones de dólares, inició su construcción durante el primer trimestre de 2014 y el 16 de octubre de 2017 se tramitó su puesta en servicio provisoria, hito que marca el fin de su construcción y el inició su etapa de operación.

En materia de seguridad, este hospital está emplazado en una zona segura, a partir de la cota de 30 metros sobre el nivel del mar, y consideró la instalación de 280 aisladores y 139 deslizadores sísmicos para soportar la totalidad de la estructura, permitiendo asegurar la continuidad del funcionamiento del hospital en caso de emergencias o catástrofes naturales.

Compartir

About Author

iphonerodrigo