EDUCACIÓNVisto 1289 veces — 24 enero 2020

Conversamos con tres científicas que están convencidas que las mujeres deben brillar más en las ciencias. Compartir el conocimiento científico con toda la comunidad, relevar el valor de la investigación en ciencias sociales y generar oportunidades para que más mujeres ingresen a carreras STEM son algunas de sus propuestas.

Francisca Meyer, estudiante del Colegio San Luis de Antofagasta, revela que cuando sea adulta quiere convertirse en médico, razón por la cual siente un gran interés por la ciencia y especialmente por el rol que desempeña la mujer en este ámbito. “Es importante que hayan mujeres científicas porque así podemos tener más reconocimiento en el área laboral, al igual que los hombres”, comenta la joven, que junto a sus compañeras, participó de la actividad “Mujer, vive la ciencia y la tecnología”, organizada por el PAR Explora Antofagasta, del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, ejecutado por la Universidad Católica del Norte (UCN).

Al igual que Francisca, son muchas las estudiantes de la Región de Antofagasta que sueñan con ser científicas en el futuro, por lo que instancias como éstas permiten que ellas puedan acceder a conocer las experiencias de mujeres que destacan por su trabajo científico en la zona, dejando en claro que cada vez es más importante el rol del género femenino en los ámbitos de la academia, la investigación y la divulgación de la ciencia y la tecnología. Específicamente, la actividad “Mujer, vive la ciencia y la tecnología” tuvo como objetivo promover vocaciones científicas en niñas, jóvenes y mujeres, mediante la posibilidad de conocer el trabajo de las investigadoras de la Región de Antofagasta, con el fin de contribuir a despertar la curiosidad y el interés por diversas áreas del conocimiento.

Tal es el caso de la data analyst de ALMA, Dra. Celia Verdugo, que quedó maravillada al compartir su experiencia tras dictar una charla magistral de astronomía a las estudiantes del Colegio San Luis de Antofagasta. “Sentí esa cercanía (de las estudiantes). Muchas de ellas estaban ya inmersas en el mundo de las matemáticas y de la física (…) Yo feliz de volver en cualquier momento”, expresa la astrofísica, quien subraya que es fundamental transmitir el conocimiento a la comunidad, especialmente si se trata de pequeñas mujeres que anhelan convertirse en investigadoras.

“Antofagasta no puede estar ajena a lo que está pasando a nivel científico, especialmente a nivel astronómico. Cada antofagastino y antofagastina debería sentir cada descubrimiento o telescopio como propio, porque está en su región. No puede sentirlo como un vecino ajeno. Todo lo que se

está haciendo en la Región de Antofagasta en astronomía y en ciencias en general, les pertenece, y es sumamente importante que lo tengan claro”, manifiesta la Dra. Verdugo.

En ese sentido, la científica de ALMA llama a la comunidad a valorar y disfrutar su entorno que es propicio para la observación y la investigación. “Tenemos un laboratorio natural maravilloso, así que siéntanlo propio”, enfatiza, reflexionando que la razón de todo lo que hacen científicos y científicas no tiene ninguna importancia, sino se le comunica a las personas, como a las estudiantes que fueron partícipes de su charla magistral.

“La información entregada por una especialista mujer en la actividad me permitió derribar la barrera que nos han impuesto y que tiene que ver con que solo un hombre puede trabajar en ciencia”, opina Constanza Martínez, estudiante de la Escuela General Manuel Baquedano, quien participó de la charla.

En búsqueda de la equidad

Parte de la misión del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género es aportar al cambio cultural que se requiere “para alcanzar una sociedad más igualitaria entre mujeres y hombres en el país”, por lo que el apoyo y el fortalecimiento al trabajo desplegado por mujeres científicas, en este caso, es esencial para dar cumplimiento a ese cometido. En ese contexto, para el PAR Explora Antofagasta es fundamental resguardar la equidad de género en todas sus actividades, de manera que niños y niñas, hombres y mujeres, puedan acceder a la ciencia, la tecnología y la innovación por igual.

La académica y directora del Magíster en Comunicación Estratégica de la Escuela de Periodismo de la UCN, Dra. Francis Espinoza, explica que a las mujeres se les ha “invisibilizado” el trabajo y contribución que hacen a la sociedad. “Las mujeres ahora nos hemos puesto de moda pero hay como 300 años de historia en que nos han invisibilizado en distintos ámbitos (…) Nos hemos visto más invisibilizadas, por ejemplo, en la prensa, en los medios de comunicación, en revistas especializadas”, detalla la doctora en Ciencias Políticas y Estudios Internacionales.

Por esta razón, subraya que actualmente es crucial hacer visible el trabajo que desarrollan especialmente las mujeres científicas no solo en las ciencias denominadas como “duras” sino que en las ciencias sociales. “Las mujeres que estamos en el ámbito de las ciencias sociales hacemos también investigaciones cualitativas y que curiosamente están impactando las políticas públicas. Creo que no es menor nuestro rol en el ámbito de las ciencias sociales”, agrega la científica, quien se ha adjudicado proyectos relevantes, como el Fondecyt de Iniciación en Investigación 2015 titulado “La Educación Superior (ES) en Chile como estrategia de cooperación internacional: análisis de los modelos americano, europeo y asiático”, además de mantener una estrecha red de colaboración con grupos europeos que investigan las relaciones internacionales.

Respecto a las potencialidades que ve en las nuevas generaciones de estudiantes de la Región de Antofagasta que anhelan convertirse en científicas, la Dra. Espinoza destaca que se trata de personas que no dudan en aventurarse en conseguir sus objetivos. “Creo que las generaciones jóvenes son más arriesgadas”, afirma, añadiendo que es necesario hacer un trabajo específico desde la enseñanza básica para incentivar a las niñas que quieren ser investigadoras.

La académica del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Antofagasta (UA), Dra. Cristina Dorador, comenta que menos del 30% de la investigación en Chile es producida por mujeres, así como también es poca la proporción de las estudiantes que ingresan a estudiar carreras STEM

(por su acrónimo en inglés que significa Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), lo que conlleva a que sea limitado el número de mujeres que realizan investigaciones en esas áreas.

“Y ahí tienen que ver mucho las barreras de acceso y también los estereotipos que se generan desde muy temprano, cuando se nos dice que las niñas tienen que jugar con muñecas, los niños con autos, las niñas son mejores para esto, los niños son mejores para esto otro. Y eso hay que ir rompiendo, o sea, hay que dar iguales oportunidades para que todos y todas podamos desarrollar nuestros talentos. Eso es fundamental”, afirma la científica.

La Dra. Dorador opina que todas las niñas pueden ser investigadoras, por lo que su mensaje es motivador para todas aquellas pequeñas de la Región de Antofagasta que sueñan con brillar como estrellas en el campo de la ciencia. “Lo importante es otorgarle oportunidades para que primero se formen científicamente y luego tengan apoyo en su formación y en la continuidad de la carrera científica”, finaliza.

Compartir

About Author

iphonerodrigo