CRÓNICAVisto 850 veces — 06 octubre 2017

En una ceremonia encabezada por el presidente de la Corte Suprema, ministro Hugo Dolmestch Urra, y el presidente de la Corte de Apelaciones, ministro Manuel Díaz Muñoz, además de las principales autoridades regionales como el intendente, Arturo Molina Henríquez, las diputadas Marcela Hernando y Paulina Núñez, además del subsecretario de Justicia, Nicolás Mena, entre otras autoridades locales, se inauguró oficialmente el Centro de Justicia de Antofagasta. Edificación que alberga a los juzgados de Letras del Trabajo y Familia y civiles de la ciudad.

En la inauguración, el presidente del máximo tribunal del país destacó el aporte que significa para la ciudadanía de Antofagasta la puesta en marcha del moderno edificio judicial, además del beneficio directo para magistrados y funcionarios de los tribunales que cobija.

“Estas instalaciones, en suma, constituyen una obra pública para la comunidad antofagastina, que incorpora los más altos estándares en construcción y sustentabilidad. Entre todos tenemos que cuidarla y apreciar que lo que aquí se hace contribuye a resolver conflictos entre personas, sea en su relación laboral, familiar, contractual o extracontractual”, instó el ministro Dolmestch.

La máxima autoridad del Poder Judicial agregó que es importante “no perder de vista que lo primordial en nuestro quehacer como judiciales es brindar un buen trato, el que hoy se ve acompañado por estas modernas instalaciones”.

“Nada sacaríamos, mis queridos amigos judiciales, con tener y mantener un tribunal de lujo y hermoso como éste, si ustedes no lo revisten del afecto y los buenos modales en el trato directo con los usuarios. Nunca está de más recordar dos simples aspectos de nuestro trabajo: Somos una extensión delicada del Estado, que afecta profundamente a las personas y estamos aquí para entregar un servicio, el mejor de todos, y no estamos para ser servidos ni para que haya necesidad de estar a cada rato recordándonos por la fuerza de que ese es nuestro deber. Y en segundo lugar, lo que aquí sucede y se defina, es fundamental para la vida de las personas que requieren de nuestro servicio”, afirmó.

Cambio histórico

En tanto, el presidente de la Corte de Apelaciones, ministro Manuel Díaz, destacó el gran cambio que implica para una parte importante de los funcionarios civiles, laborales y de familia, contar con el nuevo centro de justicia.

“El pasado 22 de septiembre asistí a una ceremonia cargada de recuerdos y emociones. A varios los vi dejar caer algunas lágrimas. Fue la despedida que brindaron los cuatro juzgados civiles a las dependencias que por décadas los cobijó. No sólo se trataba de despedir un edificio, con ello dejaban atrás su casa, su hogar, ese que los vio crecer en lo profesional y en lo personal. Donde conocieron amigos de la vida. Donde muchas tardes llegaron con sus hijos para terminar la tarea o cumplir con sus turnos”, sostuvo.

En su intervención, el juez presidente del Juzgado de Letras del Trabajo, Carlos Campillay, destacó el logro que significa el nuevo centro de justicia para todos quienes se desempeñan en las flamantes instalaciones.

“El motivo que nos congrega hoy es la celebración de la de un sueño hecho realidad, que comenzó hace algunos años con la inauguración de las dependencias que contienen a la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Antofagasta y los tribunales penales de esta ciudad y que finaliza con la inauguración del lugar que acogerá a los juzgados de letras en lo civil, Juzgado de Familia y de Letras del Trabajo de Antofagasta, que permite unificar en un solo centro neurálgico de la ciudad todo el sistema judicial de tribunales ordinarios y tribunales especiales integrantes del Poder Judicial que le pertenecen, aportando además al mejoramiento de la ciudad en conectividad y estética”, dijo Campillay.

El nuevo edificio cuenta con una superficie superior a los 13 mil metros cuadrados, repartidos en varios niveles, en los que destacan espacios de atención de público, salas de audiencia, espacios de trabajo y oficinas privadas; más una terraza en el nivel 9. En los niveles -1 y -2 se encuentran los estacionamientos para vehículos motorizados y bicicletas, zona de seguridad e instalaciones comunes del edificio.

Certificación

Entre las principales características de Centro de Justicia de Antofagasta destacan, entre otras, el contar con certificación LEED nivel Oro, la que considera, además de tecnologías de eficiencia energética, el fomento de la reducción de contaminantes y residuos, a través de la separación de los desechos de acuerdo a su potencial reciclable.

El inmueble, además, incorpora paneles fotovoltaicos, que aportan electricidad a la red, colectores solares para generar agua caliente para duchas y equipos de clima eficientes, lo que permite un ahorro estimado del 27% de la energía total del edificio.

Compartir

About Author

iphonerodrigo