SALUDVisto 1310 veces — 12 febrero 2020

La piel, al ser el órgano más extenso de nuestro cuerpo, es uno de los que se ve mayormente afectado en verano al verse expuesto a un sinnúmero de agentes externos, que van más allá de la radiación. Por esto, es fundamental no olvidar su cuidado en esta temporada.

Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, menciona algunos cuidados básicos que debemos tener con nuestra piel durante el verano ya que, “debido a las altas temperaturas, sudamos mucho más generando que los poros de tapen. Por eso, además del bloqueador, no podemos olvidar la limpieza, exfoliación y humectación”.

Estos cuidados deberían convertirse en una rutina diaria, así como aumentar la ingesta de líquidos para mantener la piel -y el cuerpo- hidratados. “El agua, principalmente, acelera el proceso de rehidratación en un 30% y, en conjunto con cremas hidratantes, ayudarán a la piel a mantenerse sana”, señala Molina, añadiendo que la aplicación de geles o cremas after sun también son importantes para conseguirla.

No obstante, también debemos conocer otros elementos que afectan la salud de nuestra piel. Las picaduras, los hongos y las quemaduras solares son de los problemas dermatológicos que aumentan su prevalencia en esta época, por lo que los cuidados y la prevención son claves para evitar complicaciones y malos ratos.

“Cuidar la piel en verano no se remite sólo al uso de bloqueadores o protectores solares. También las altas temperaturas provocan la proliferación de otros agentes patógenos, como los hongos, que pueden producir otras complicaciones e importantes molestias”, indica la facultativa, quien entrega estos importantes consejos preventivos.

- Pie de atleta: Esta es una infección causada por hongos que afecta a los pies, especialmente, al espacio entre los dedos. Para evitar su contagio, los especialistas recomiendan no andar descalzo alrededor de lugares como piscinas o duchas públicas, evitar meter los pies por mucho tiempo en agua caliente – ya que los macera y facilita la penetración del hongo-, y secar cuidadosamente los pies luego de lavarlos o estar mucho tiempo en el agua. “Los baños de pies con antisépticos al final del día pueden ser una gran medida preventiva, junto con el cambio de calzado diario”, señala Molina.

- Manchas solares o melasma: Son cambios en la pigmentación que aumentan en verano debido a la exposición prolongada al sol. “Hay que vigilar las zonas del bigote, las mejillas y la frente, ya que son las más afectadas y -en muchos casos- las manchas pueden persistir después del verano. Existen tratamientos despigmentantes dermatológicos que consiguen aclararlas y hasta eliminarlas, por lo que la recomendación es siempre acudir con el especialista”, añade la farmacéutica.

- Picaduras: Las más comunes son las de insectos, como los mosquitos, o las de medusas. Para ambos casos, siempre es recomendable usar repelentes en cremas o spray y, por supuesto, alejarse de zonas húmedas o costeras donde abundan. La farmacéutica recomienda que de producirse una picadura de medusa, “hay que limpiar la zona con suero fisiológico o agua salada. Nunca con agua dulce ya que puede romper las células urticantes que sólo empeoran la situación”.

- Quemaduras solares: Son uno de los problemas más comunes y de fácil prevención, considerando la aplicación de protector solar diariamente (repitiéndola cada dos horas) y la no exposición al sol entre las 11 y las 16 hrs. “No podemos olvidar que estas situaciones son pasajeras, pero traen consecuencias a largo plazo que pueden derivar en un cáncer de piel”, enfatizó Molina. Ahora, si las quemaduras se producen, las lociones calmantes con aloe vera o los corticoides en crema calmarán los dolores y las molestias de forma rápida y efectiva.

Por último, y si no se previno la ocurrencia de algunos de estos problemas y otros agudos que afectan directamente la piel, se debe recurrir a un dermatólogo quien podrá entregar un tratamiento eficaz, de acuerdo a la evolución de la sintomatología y las características de la dolencia, para evitar que muchas de éstas se vuelvan crónicas y generen mayores problemas para nuestro bienestar.

Compartir

About Author

iphonerodrigo