CRÓNICAVisto 1948 veces — 24 septiembre 2021

La autoridad de Obras Públicas en la región y el seremi de Gobierno, entregaron su postura sobre las medidas que informó el alcalde Jonathan Velásquez a la comunidad a través de redes sociales.

Tras una revisión exhaustiva por parte del equipo de MOP Antofagasta, al plan de acción del alcalde Jonathan Velásquez que proyectaba aplicar a la avenida Salvador Allende, el seremi de Obras Públicas, Patricio Labbé indicó los riesgos que conllevaría sumar sus ideas a la avenida.

Una preocupación que nace en el MOP desde el primer minuto en que el alcalde Velásquez realizó el anuncio a principios de agosto, por redes sociales, “nos llamó la atención que el alcalde masificara abiertamente a la comunidad las acciones que aplicaría, ya que hasta ese entonces, no existía un documento formal solicitando la autorización, por lo que no tenía respuesta técnica de la factibilidad de las medidas que le prometió a la comunidad. Hacemos la invitación para que el alcalde trabaje con nosotros para apoyarlo en esa asesoría técnica”, indicó el seremi de Obras Públicas, Patricio Labbé.

El 13 de agosto, ocho días después de su anuncio, el documento llegó a las oficinas de MOP Antofagasta, oficio que fue traspasado a la Dirección Regional de Vialidad para entregar la respuesta técnica por cada una de las medidas comprometidas por el edil, “no solo es nuestra responsabilidad dar autorización, también es importante analizar si las medidas ayudarían efectivamente a evitar accidentes o incluso podrían empeorar la condición, ya que lamentablemente el alcalde no adjuntó ninguna justificación técnica de las medidas, solo fue un listado”, comentó Labbé.

Sin embargo, a priori, el equipo del seremi de MOP y de Vialidad realizó una revisión sobre los radares de velocidad, tachones viales, defensas camineras y la garita, de las cuales no se obtuvo resultados alentadores.

En el caso de los radares de velocidad, estos elementos solo sirven de advertencia, pero no garantiza que el usuario modifique su conducta; los tachones viales no tienen como función lo manifestado por el alcalde, ya que no sirven para disminuir la velocidad, su real utilidad es la de la demarcación, no se debe transitar sobre ellas, ya que a alta velocidad podría provocar un volcamiento del vehículo, algo que está indicado de forma expresa en el Manual de Carreteras; sobre las defensas camineras, en el oficio del alcalde se indica que estas servirán para que el vehículo no traspase hacia la vereda o a las casas, un hecho que no es real en la práctica, ya que podría generar un efecto rampa, además no están ancladas al piso por lo que estas se desplazarían, situación similar con las vallas peatonales, los cuales tampoco impiden que el vehículo no acceda a la acera.

En el caso de la garita y de toda infraestructura que el alcalde indicó en su compromiso que instauraría en la Ruta 26 (previo a Avenida Salvador Allende), este es resorte de la Concesionaria, por lo que según la revisión de la inspección fiscal del contrato se indicó que, para su implementación se requiere de una modificación del Contrato de Concesión, debiendo cumplir con todas las formalidades, procedimientos y autorizaciones, no sólo del Ministerio de Obras Públicas, a través de Vialidad y de Concesiones, sino también de otros Ministerios como el de Hacienda, y también de la Sociedad Concesionaria que administra el Contrato de Concesión que corresponde a la Sociedad Concesionaria Autopistas de Antofagasta S.A.

Además el informe destacó que, cualquier implementación de infraestructura o sistemas nuevos en la vía concesionada debe contar con un proyecto de ingeniería de detalle con memoria de cálculo, planos, estudios de flujos, planos con la geometría de ubicación, diseño de los nuevos trazados, pistas de desaceleración, las pistas exclusivas que se diseñen, y en especial, el retorno con los cálculos de viraje para los camiones que deben volver para su ingreso por las Rutas alternativas de ingreso a la ciudad.

Información relevante que no fue presentada por el municipio, por lo que el seremi del MOP indicó que, “es irresponsable que el alcalde anuncie medidas sin respaldo técnico. Recordar que está en juego la seguridad de las personas, por lo que no se puede presentar una serie de ideas con tanta liviandad en solo una hoja. Una de ellas, aumenta el riesgo de la ruta. Creer que se puede aplicar un plan de acción y sumar infraestructura en 60 días, sin justificación técnica, es jugar con la gente.”, concluyó.

Por su parte, el seremi de Gobierno, Marco Vivanco, mostró su preocupación ante los nuevos dichos del alcalde, expuestos por la autoridad comunal este lunes en sus redes sociales, “siempre estamos abiertos a recibir ideas y trabajar en conjunto para resolver los problemas de la comunidad, pero debemos hacerlo de forma responsable, sin populismos, entregando medidas realistas y con los estudios que certifiquen su seguridad y efectividad. En ese sentido preocupa que el alcalde realice anuncios y peor aún, inversiones sin saber si realmente estas acciones aportan a la seguridad vial y sin contar con la autorización del ente técnico como es el MOP. No se trata de demorar los procesos, se trata de hacerlos de buena manera para llegar con medidas que sean un real aporte”.

Tanto el seremi de Gobierno como el seremi de Obras Públicas informaron que se está trabajando en un plan junto al delegado presidencial para elaborar nuevas acciones que a mediano plazo darán a conocer a la comunidad. Sin embargo, reiteraron que el principal problema que presenta la avenida no obedece a la ausencia de seguridad vial, sino más a un factor humano ya que no se respeta la normativa vigente como la prohibición de ingreso de camiones a la ciudad, que exceden las 3,5 toneladas.

 

Compartir

About Author

iphonerodrigo