POLÍTICAVisto 2460 veces — 29 marzo 2017

En los deportes colectivos, el mentado trabajo en equipo es fundamental, los jugadores son parte de un todo esforzándose por lograr el objetivo común. Esto se puede extrapolar a situaciones cotidianas, por ejemplo: cada familia, cada colegio, cada curso, cada empresa, cada departamento, cada institución y bajo esta misma premisa cada ciudad es un equipo, Antofagasta es entonces, nuestro equipo.

Este trabajo comunitario exige construir confianzas, entendiendo el rol de cada habitante en ayudarse mutuamente; cuando la ciudadanía logra empoderarse, ocupar los espacios públicos, organizar su barrio para hermosearlo, coordinar con sus vecinos acciones para quitarle el espacio a la delincuencia, estamos frente a hechos que requieren el esfuerzo conjunto y que involucra por supuesto a las autoridades, porque somos todos parte de Antofagasta.

La visión de nuestra ciudad, no sólo debe definirse en el papel como activa, limpia, turística y de vida sana, sino que requiere trabajar con todos unidos para lograr aquello. Cuando se critica la desidia de la juventud, aparecen aquellos adolescentes que nos recuerdan que no todos son iguales y que están dispuestos a jugársela, convenciendo, incluso a otros que sí se puede. Sin embargo, hechos nefastos ocurren, las confianzas se destruyen y nos enfrentamos a la responsabilidad de haberle fallado a nuestro equipo.

Debemos generar las condiciones para que cada miembro de nuestro plantel, no sólo sea escuchado, sino que además, debemos generar las acciones que sean necesarias para solucionar, enmendar, construir, reparar, organizar y elaborar la mejor estrategia para ganar este partido. No podemos permitirnos no evaluar, o lo que es peor quizás, hacerlo a medias, porque aquí no existe el empate, aquí se gana o se pierde, y cuando esto último ocurre, duele y mucho.

 Mejorar los desempeños debe ser labor diaria de nuestros líderes y de todos, resolver las tareas pendientes, ser proactivos, prevenir los riesgos, mantener sistemas de control a la gestión, denunciar irregularidades, faltas de respeto, faltas a la verdad y engaños; así como también celebrar nuestras victorias. Porque todos somos parte  de esta ciudad, cada uno desde su tribuna está llamado a hacer lo propio por nuestra “alineación”. Tal vez, algo así quiso decir el basquetbolista Magic Johnson cuando llama a “no preguntar qué pueden hacer por ti tus compañeros, pregúntate qué puedes hacer tú por ellos”, esta debe ser la premisa, esta es la invitación, esto es nuestro deber.

Luis Aguilera Concejal por Antofagasta

Compartir

About Author

iphonerodrigo