SALUDVisto 1251 veces — 10 enero 2019

También se introdujo la idea de respetar la voluntad que hayan manifestado las personas en vida, tanto aquellos que optaron por ser donantes como los que descartaron serlo.

Luego de dos sesiones de intenso debate, los integrantes de las Comisiones Unidas de Hacienda y Salud llegaron a un acuerdo respecto al plazo y procedimiento que tendrán aquellas personas que se declararon como no donantes, para confirmar esa voluntad o revertirla.

Se decidió que sea el Ministerio de Salud (Minsal) a través del Registro Civil y de Identificación, quien envíe una carta certificada a este grupo de personas, a través de la cual se les indique que tienen un plazo de 24 meses para acercarse a las oficinas de esta repartición a ratificar su deseo de no ser donante.

En el caso que dicho trámite no se materialice, se entenderá que esa persona optó por ser donante. La condición de donante se hará efectiva tras 24 meses publicada la ley.

También se acordó que “siempre se deberá respetar la voluntad de las personas que están en el registro de no donantes, como también de aquellos que no lo están, es decir, que son considerados donantes”. Esto para no desvirtuar la voluntad manifestada en vida.

En la jornada, hicieron uso de la palabra la subsecretaria de Redes Asistenciales, Paula Daza; y representantes del Registro Civil y de Identificación. Estos últimos reconocieron que en el Registro Nacional de No Donantes, del 2013 a la fecha, existen 3 millones 909 mil personas. Asimismo, se reconoció que esta repartición tiene datos claves que permitirán el envío de la citada carta a los usuarios: nombre, rut, dirección y correo electrónico.

Hoy todos los chilenos son donantes por el solo hecho de existir. Aquellos que no desean serlo, deben expresarlo en una notaría ingresando así al registro de no donantes.

Asimismo, hace algunos años, las personas que iban a renovar su carné de identidad al Registro Civil y de Identificación, o hacer lo propio con su licencia de conducir en la Dirección de Tránsito de la municipalidad respectiva, se les consultaba si deseaban ser donantes. Muchos, unos 4 millones, dijeron que no. Respecto a las razones, se terminó interpretando que la mayoría respondía en forma autómata sin razonar porque no iban preparados para tomar una decisión así.

De esto último se valieron una serie de mociones refundidas en el proyecto que establece normas sobre trasplante y donación de órganos, que cursa su primer trámite, y que busca incrementar el número de potenciales donantes. ¿Cómo? Solicitando a aquellos que dijeron que no, ratificar esa voluntad en una notaría o el Servicio Civil dentro de 6 meses dictada la ley.

En lo legislativo, las comisiones de Hacienda y Salud analizaron -en general y particular- la norma. En la Comisión de Salud, se priorizó la necesidad de hacer ágil este procedimiento considerando el alto número de personas que se encuentran caratuladas como no donantes.

Luego en la Comisión de Hacienda, se hicieron una serie de cuestionamientos a los plazos que se estipulaban para que éstos ratificaran esa voluntad en una notaría o el Registro Civil. Así fue que Salud propuso 6 meses, mientras que Hacienda 4 años. ¿La razón? Ajustar los tiempos a la renovación del carné de conducir o de identidad, como así también respetar los derechos de los que dijeron que no.

En estas circunstancias, la Sala solicitó que tanto Hacienda como Salud trabajaran un texto común, pero ante la falta de consenso, se volvió a solicitar a emitir un informe complementario que describa finalmente el acuerdo alcanzado. Éste se revisará en una próxima sesión ordinaria.

Compartir

About Author

iphonerodrigo