CULTURAVisto 6320 veces — 21 octubre 2013

Con la presencia del poeta y Premio Nacional de Literatura, Raúl Zurita, autor de la frase, se realizó una emotiva ceremonia con la que se dio el vamos a los trabajos de rescate del hito artístico.

La emoción del poeta Raúl Zurita era evidente y sus palabras dejaban ver lo significativo que resultaba para él, que se rescate el geoglifo que contiene la última frase de uno de sus libros, la que en dimensiones gigantescas está escrita en medio del Desierto de Atacama, a unos 60 kilómetros al suroeste de Antofagasta.

“Ni Pena Ni Miedo” dijo el poeta “se escribió en un momento en que en Chile lo que más había era pena y miedo; hoy esta frase representa para mí un enorme legado que se perpetuará en el tiempo como testimonio del momento que nos tocó vivir”.

El poeta y Premio Nacional de Literatura año 2000, participó de la ceremonia donde la Corporación Cultural PAR de Antofagasta, la Agrupación Artístico y Cultural Calaukán y el Consejo Regional dieron inicio a los trabajos de rescate de este hito artístico, que hace 20 años fuera realizado por la voluntad de múltiples actores públicos y privados.

Este sábado recién pasado, se realizó una ceremonia ritual de “Pago a la Tierra” donde participaron los responsables del proyecto; los Consejeros Regionales, Luis Caprioglio y Pedro Bustamante; Camilo Aguilera, Encargado de Turismo Cultural de Sernatur; el destacado poeta nacional, invitados y la prensa.

LAND-ART

Este Land-art se trata de un verso levantado en la tierra desértica realizado con maquinaria pesada en una superficie de más de tres kilómetros de largo, donde cada letra alcanza aproximadamente 150 metros de extensión. Esta obra puede ser apreciada, dada sus dimensiones, desde la altura de colinas circundantes en forma parcial,  o desde los vuelos comerciales que coinciden en su ruta con esta magnífica obra.

El geoglifo realizado el año 1993, se ha convertido en un punto de interés internacional, especialmente para numerosas universidades extranjeras y también algunas nacionales; incluso Sernatur estudia incorporarlo a un circuito de patrimonio en la zona, junto a Paranal y la Mano del Desierto, de allí la importancia de ir en su rescate y puesta en valor.

Es que se trata de una de las intervenciones Land-art más impactantes de cuantos se han realizado en Latinoamérica. Además, a la contundencia de la intervención se suma la potencia de lo enunciado, correspondiente al último verso del libro “La vida nueva” de Zurita.

Este geoglifo fue realizado con la colaboración de la Corporación Pro-Antofagasta “PROA”, el Ministerio de Obras Públicas y gracias a algunos artistas chilenos que donaron sus obras para financiar este inmenso proyecto.  Actualmente, a dos décadas después de su realización, la obra continúa  casi intacta, pero obviamente con necesidad de restauración y, sobretodo, con una necesaria y urgente estrategia de puesta en valor.

Al respecto, Patricio Maturana, productor general y ejecutivo de la Corporación PAR, explicó que “se implementará un trabajo de mejoramiento del camino e implementación de señalización en la ruta y del hito mismo, desde el cruce de la ruta 5 hasta el punto de destino por el camino secundario, que indicará claramente el camino a seguir para llegar hasta la obra artística que, a pesar de su relevancia, no es conocida por la comunidad. Con estas acciones de restauración, devolveremos un importante atractivo turístico a la Región de Antofagasta”.

Compartir

About Author

iphonerodrigo