SALUDVisto 1865 veces — 30 noviembre 2013

 Además autoridad prohibió uso de los densímetros que están bajo la responsabilidad de LIEMUN sucursal Calama. Esto, hasta que la empresa garantice seguridad en el transporte y almacenamiento de estos equipos.

La seremi de Salud (s), Pasme Seleme, informó el inicio de un sumario sanitario al laboratorio LIEMUN, dependiente de la Universidad Católica del Norte, por diversas deficiencias encontradas en el transporte y almacenamiento de los densímetros nucleares.

Este proceso surge como saldo de la investigación e inspección realizada al laboratorio, en el marco del robo de un densímetro nuclear ocurrido en la ciudad de Calama el fin de semana pasado.

La autoridad precisó que la principal deficiencia consistió en “el desorden generalizado en la administración del riesgo relacionados con el transporte y almacenamiento de los densímetros nucleares. Es decir, no cumplían con todos los protocolos y normativas vigentes”.

Producto de lo anterior, explicó Seleme, y dependiendo del resultado final de la investigación, la empresa arriesga una multa que puede llegar hasta las 1.000 UTM.

Además, y como medida adicional, la autoridad sanitaria prohibió uso de los densímetros que están bajo la responsabilidad de LIEMUN sucursal Calama. Esto, agregó, hasta que la empresa garantice seguridad en el transporte y almacenamiento de estos equipos.

Cabe consignar que la Secretaría Regional Ministerial de Salud mantiene la alerta radioactiva en la región –iniciada el lunes 25 del presente mes- dado que el equipamiento aún no ha sido encontrado, ni tampoco se tienen reportes de su ubicación.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

El equipo robado, corresponde a un densímetro nuclear marca “CPN”, modelo MC-1-DR, Nº de serie 60403183, fabricado en 1996.  La situación cobra especial importancia considerando que la incorrecta manipulación del aparato puede generar quemaduras graves e inclusive cáncer como efecto de exposición a altas dosis.

Pasme Seleme, Seremi de Salud (S) REITERó un enérgico llamado a quienes estén en posesión del equipo a objeto de que lo devuelvan con suma urgencia en bien de su propia integridad física y de la comunidad en general.

En la región existen 853 equipos generadores de radiación ionizante (de 2ª y 3ª categoría). La distribución según el uso de los artículos es el siguiente: equipos dentales (49), equipos médicos (236) y fuentes industriales (568). Cabe señalar que los instrumentos de 1ª categoría son supervisados por la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN).

“Sin importar el tipo de radiación que utilizan los instrumentos nucleares que son de competencia de la autoridad sanitaria (un equipo médico usa principalmente Rayos X, y una fuente industrial isótopos radiactivos); todos deben cumplir con rigurosas medidas de seguridad fiscalizadas por esta Seremi de Salud”, acotó Pasme Seleme.   Entre éstas el control permanente de los empleados que se desempeñan en estas labores quienes deben llevar una vigilancia dosimétrica constante.

CARACTERÍSTICAS DE CONSTRUCCIÓN

Todos los instrumentos (de 2ª y 3ª categoría) que generen radioactividad, deben ser autorizados por la Seremi de Salud para su instalación o traslado dentro del territorio regional.

En este aspecto, Seleme explicó que las bodegas de resguardo de fuentes radiactivas tendrán que considerar características como la edificación de material sólido, capacidad adecuada para resguardar la cantidad de equipos o fuentes a almacenar, señalizaciones de riesgo y cierre perimetral que evite el libre acceso al depósito.

 
 

 

Compartir

About Author

iphonerodrigo