CORE CRÓNICAVisto 4352 veces — 10 octubre 2023

Su baile es poderoso y su canto transmite pasión y sentimiento. Naya, conocida como Nayasoul, es una artista y mujer luchadora que por años ha reivindicado el mundo urbano. El canto, el baile y la coreografía son parte de la esencia que la componen y que hoy la vuelven una referente en Antofagasta, y también a nivel nacional.

Su agenda es apretada, sus días son caóticos, pero entre toda la vida rápida y fugaz de los artistas, Naya vive y siente el arte, desde su vereda, transmitiendo la pasión, la garra y la fuerza que la ha llevado hoy hasta la capital del país.

¿Cómo te defines? ¿Quién es Naya?

Wou, que difícil por qué me haces la pregunta justo en un momento donde estoy en reconstrucción. Pero lo dividiría en dos: La Nayasoul, como me conocen, siempre ha sido poderosa y gestionadora, con ideas grandes. La naya es más bajo perfil, esa que prefiere quedarse en la casa viendo una serie. La versión que está ahora apareciendo en esta reconstrucción es más tranquila, mediadora y está aprendiendo a escucharse.

¿Cuál es el camino en el que estás ahora?

Comencé en el mundo artístico por el hiphop, freestaleando y rapeando desde los 16 aunque mi acercamiento fue desde pequeña por un primo mayor que escuchaba Rap. Luego de eso conocí el break dance, cuando iba a las tocatas, y comencé a dedicarme a la danza urbana hasta el día de hoy. He vivido muchas experiencias en la danza tanto en el ámbito del freestyle como coreográfico. Tuve el honor de ser la entrenadora de los actuales campeones latinoamericanos a nivel coreográfico urbano, y hoy estoy preparando mi disco musical en la ciudad de Santiago.

¿Qué te motivó a integrarte a este mundo artístico? ¿Qué te movió a decir “yo pertenezco aquí”?

Que buena pregunta… La verdad en mi familia era más el deporte lo que prevalecía, sin embargo fueron momentos los que me llevaron a lo artístico. Recuerdo estar en la plaza y ver a unos chicos rapeando, automáticamente mi cabeza empezó a crear de manera personal, sentía que era capaz de hacerlo algún día en voz alta. Me pasó lo mismo con el baile, los vi hacer cosas y automáticamente mi cabeza me dijo “yo puedo hacer eso”. En algún punto con ambas disciplinas (canto y baile) di un paso al frente y dije “hola me enseñan”.

Como mujer, ¿Crees que es más complejo integrarse a este mundo? Porque es un mundo competitivo, en que las oportunidades no son tantas.

Por supuesto que sí, cuando yo comencé hace 15 años atrás era un mundo de hombres, siempre existía la posibilidad de que hubiera malas intenciones o exclusión. Hoy eso está cambiando, las mujeres estamos tomando el rol principal en muchas de los roles importantes del mundo artístico.

¿Tú crees que aún es difícil para las mujeres introducirse a este mundo?

Creo que es más accesible que en otros tiempos, ahora hay muchas opciones en la ciudad para poder iniciarse, solo es importante encontrar el lugar adecuado e investigar. Hay círculo de mujeres, espacios para disidencias, entre otros.

¿Te has sentido discriminada alguna vez?

Si, y esta pregunta de hecho me la preguntado varias veces. Me he sentido discriminada muchas veces y de muchas formas, en todas he sentido dolor, miedo e incertidumbre. Pero en algún punto me he repuesto y dado cara a cada una, ya sea por ser mujer, mamá o bailarina XL.

¿Cómo ha sido para ti convalidar tu mundo laboral con tu maternidad? ¿Ha sido un desafío?

Por supuesto que sí, siempre ha sido un sube y baja en estabilidad, tiempos, el correr de acá para allá y siempre es diferente, hay épocas muy ordenadas, otras con un toque de caos. Sin embargo agradezco haber vivido tanto tiempo de lo que amo y que mis hijas puedan entender desde pequeñas que podemos vivir de lo que amamos.

Ahora, desde otra perspectiva, ¿Hay algún momento en tu carrera en que te hayas cuestionado seguir en esto?

Muchas y constantes, el camino artístico siempre viene con dudas y auto sabotaje e incluso me atrevo a decir que de mala gente con malas intenciones. Pero siempre hubo algo que me traía de vuelta a la realidad de que amo lo que hago y es lo que sé hacer.

Y por el contrario ¿Hay algún momento en tu carrera en que hayas dicho “Wow, esto es lo mío”?

¡Si!, cuando he tenido la oportunidad de dirigir equipos y bailarines, aunque la gente no pueda verlo, mi mayor recompensa o satisfacción es verlos brillar y saber que pude ser parte de eso, esos son mis momentos más wow, además de poder coreografiar y bailar para grandes artistas.

Igual, trabajar con tanta gente, estar rodeada de personas, con una agenda tan movida ¿Qué haces entre todas estas cosas que van llenado tu día para no perderte a ti?

Que pregunta más difícil… me pierdo constantemente la verdad, he aprendido en este momento que estoy tratando de sanar, que el tiempo para mí era importante y no lo ví, siempre creí que si me mantenía ocupada estaría bien, pero te consume el estrés, las expectativas que tiene la gente, o incluso uno mismo de sí mismo. Es súper difícil. Yo me fui de mi ciudad estos meses por lo mismo, necesitaba sanarme y empezar de nuevo.

¿Qué le dirías a las mujeres que están pensando en iniciar en el mundo de la danza, del arte, del canto, del rap? A aquellas que quizás no se sienten tan seguras o que tienen miedo…

Que está bien hacerlo con miedo o inseguridad. Es ese primer paso, el que hay que dar para después encontrarte con un mundo que está lleno de cosas lindas y cosas por aprender. Son suficientes, las mujeres poderosas y debemos permitirnos serlo.

Y Para cerrar… Si tuvieras la oportunidad de hablar con la Naya niña, ¿Qué le dirías?

Le diría que aunque tenga miedo lo haga igual, que somos suficiente, que nuestro cuerpo es bello y que valemos la pena todos los días.

Si bien gran parte de la trayectoria de Naya se ha desarrollado en Antofagasta, actualmente se encuentra en Santiago de Chile, buscando dar un nuevo paso en su carrera y en su vida, sin olvidar sus raíces, su historia, su mundo y sus sueños, y sobre todo, sin dejar de lado su pasión: el arte.

banner interior empoderadas

Compartir

About Author

iphonerodrigo