EDUCACIÓNVisto 2534 veces — 29 junio 2012

Lechugas, acelgas, tomates cherry, albahaca, apio y eneldo. Aunque parezca increíble, estos productos están en el patio del establecimiento y al alcance de la mano de los escolares de la Escuela F-78 “General Manuel Baquedano”, gracias a la academia de hidroponía que funciona en esta unidad escolar hace ya tres años. Una técnica en la que los escolares están incursionando poco a poco para aprovechar al máximo el recurso hídrico en una zona donde las condiciones para la agricultura resultan adversas.

La profesora de biología y ciencias naturales, Laura Certa Aquea, es la responsable de este interesante proyecto que gracias a ella, ya ha dado muy buenos resultados en otras unidades educativas como el Liceo B-13 donde cuentan con un hermoso vivero.

A la academia de la F-78 asisten alumnos desde 3º a 8º Básico una vez a la semana y no sólo lo hacen para aprender de agricultura hidropónica con el buen manejo del invernadero, sino que están comenzando a tener conciencia sobre la importancia de tener una buena alimentación a base de verduras y frutas que ellos mismos ven crecer.

“Los niños acuden con mucho entusiasmo y trabajan en equipo. Como es una academia van al invernadero una vez a la semana pero el cuidado de los cultivos debe ser diario, así que todos nuestros alumnos participan para que esto siga avanzando y teniendo buenos resultados”, comenta la docente Laura Certa.

Otra de las actividades que considera la academia, son las salidas a terreno, una tarea que seduce a los estudiantes porque conocen otras experiencias con resultados alentadores, como los viveros del sector La Chimba y el Municipal, y el del Liceo B-13.

Para los alumnos, esta es una de las academias más interesantes de las 28 que ofrece la Corporación Municipal de Desarrollo Social a través de su Departamento Extraescolar. Cuentan que les gusta ver cómo se desarrollan las lechugas y otras verduras, y luego llevan a sus hogares para disfrutar de una exquisita comida. Incluso padres y apoderados incentivan a sus alumnos para que aprendan que esta es la mejor forma de tener una vida sana.

Profesores y alumnos, buscan que esta academia siga desarrollándose porque a juicio de ellos, estar en contacto directo con la naturaleza con un proyecto moderno, sustentable y sano, es motivo de orgullo.

“Esto les sirve bastante a los niños porque la experiencia que aprenden en la escuela, la replican en sus casas con alimentos saludables”, sentencia la docente.

Compartir

About Author

iphonerodrigo