EDUCACIÓNVisto 948 veces — 19 abril 2024

Todo funciona en silencioso orden en Finlandia. El tranvía es el medio de transporte por excelencia de este país, pasa cada cinco o siete minutos (dependiendo de la ciudad), los pasajeros pagan en forma sagrada y ni por casualidad está la idea de evadir la tarifa.

Es parte de la cultura y de la educación que reciben los habitantes de este próspero país europeo, considerado por muchos como un líder en materia de enseñanza a nivel mundial y con un alto estándar en calidad de vida.
La tecnología en las escuelas, el uso de enormes pantallas touch en cada sala de clases, la mayor autonomía de los niños y niñas en edad preescolar y el incentivo al desarrollo de un espíritu crítico son parte esencial del éxito educativo de Finlandia, donde el juego y la innovación son procesos que marcan la diferencia.

Así lo comprobó la delegación de 34 profesores y directores de 20 establecimientos públicos de la región que estuvo en una pasantía durante dos semanas en la ciudad de Tampere (a 179 kilómetros de la capital Helsinki), referente tecnológico en ese país.

Este viaje fue posible gracias al programa AntofaEduca, cuyo objetivo es que la innovación y la formación de una red de líderes educativos sean un vehículo de cambios en la enseñanza, desde Antofagasta hasta Ollagüe.

Durante su estada en Europa, los docentes recorrieron establecimientos preescolares, de enseñanza básica y media (High School) escuelas de negocios, colegios técnicos y hasta industrias líderes a nivel mundial en tecnología minera. Todo ello teniendo como punto de referencia a los profesores e instalaciones de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Tampere TAMK.

VIAJE

Para el director de la Escuela “Andrés Bello” de Calama, Daniel Maya Rojas, este viaje permitió realizar un intercambio de experiencias, el cual posteriormente será traspasado a los profesores, estudiantes y apoderados de su comunidad escolar.

“No sólo hemos tenido la oportunidad de aprender de los profesores de Finlandia, sino también intercambiar opiniones entre los propios directores y líderes educativos de Chile, lo que permitirá ahora ir más allá en nuestras propuestas”, explicó.

Otro tema que llamó la atención de la comitiva regional es la optimización de los espacios al interior de las salas de clases, cuyo mobiliario es plegable y funcional. Por ejemplo, hay pequeñas camas incorporadas a las paredes que son utilizadas por niños entre los 4 y 6 años que quieran dormir en la escuela. Por cierto, una gran diferencia con el modelo chileno.

Tambien existen espacios amigables y de llamativas formas para que los pequeños puedan descansar, leer o simplemente conversar con sus compañeros.

En este contexto, la directora del Escuela “Hogar Victorino Quintero Soto” de Taltal, Sandra Miranda Asenjo, señaló que esta pasantía superó todas sus expectativas, sobre todo en el tema del desarrollo de talleres y de colocar a la persona como el centro de todo este proceso, para luego ser aplicado este modelo a las escuelas de la región, todo ello en forma paulatina y con metodología apropiada a cada realidad local.

PROGRAMA PILOTO

AntofaEduca es un piloto que trabaja desde el año pasado con más de 260 profesores en forma presencial y online, a fin de incentivar la innovación y el liderazgo al interior de las salas de clases, de acuerdo a la realidad de cada comunidad escolar y de manera paulatina.

Uno de los objetivos apunta a que la región lidere en el mediano plazo un modelo de enseñanza basado en los más altos estándares de calidad, pero aterrizados a la realidad local.

Este programa es impulsado por la Fundación Entrepreneur y cuenta con el financiamiento del Gobierno Regional, además del apoyo de la empresa SQM Nitratos Yodo.

También participan las universidades de Ciencias Aplicadas de Tampere TAMK (Finlandia), el Centre UC, las universidades Católica del Norte (UCN), Santo Tomás y de Antofagasta (UA), junto al Laboratorio de Innovación Educativa de FabLab Atacama, la Red de Líderes Educativos de Antofagasta y Alianza Antofagasta.

Compartir

About Author

iphonerodrigo