SALUDVisto 8684 veces — 06 mayo 2023

Por la presencia o riesgo de introducción y dispersión del mosquito Aedes aegypti, el Ministerio de Salud decretó una nueva alerta sanitaria entre las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana de Santiago.

Según informa La Tercera, el insecto es vector de los virus del dengue, Zika, chikungunya y fiebre amarilla. En específico, para las regiones de Arica y Parinacota, y de Tarapacá se descubrió la presencia de Anopheles pseudopunctipennis, que transmite la enfermedad de la malaria.

Además, el texto señala que “la situación se ha vuelto más crítica para el país” debido al reciente hallazgo de Aedes aegypti en la Región de Valparaíso, donde nunca se había detectado su presencia. Aunque no se ha detectado la presencia de dicho insecto en Antofagasta, Atacama, Coquimbo y Metropolitana, “estas sí cuentan con las condiciones ambientales propicias para la proliferación y diseminación del vector”.

¿Qué implica la alerta sanitaria?

La alerta sanitaria permite que las Subsecretarías de Salud Pública y Redes Asistenciales, Seremis, Servicios de Salud, ISP, Cenabast, entre otros organismos, tener facultades extraordinarias para, contratar personal sanitario, adquirir bienes, o equipamiento para el manejo de la urgencia, disponer de trabajo extraordinario para el personal, y contratar estudiantes de sexto año en adelante de la carrera de Medicina o a funcionarios acogidos al incentivo al retiro, etc.

¿QUÉ ES EL DENGUE?

El dengue es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito “Aedes Aegyti”, de hábitos nocturnos. Éste mosquito se ha adaptado al hábitat humano estableciéndose cerca de viviendas donde existen condiciones deficientes de saneamiento y elementos que permiten contener agua (como maceteros, neumáticos en desuso, etc), donde construyen sus criaderos. Tanto el dengue, como el dengue grave; son causados por uno de cuatro serotipos de virus estrechamente relacionados, pero antigénicamente distintos (DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4), del género Flavivirus. La infección por uno de estos serotipos crea inmunidad de por vida solamente contra ese serotipo, por lo cual las personas que viven en un área donde el dengue es endémico pueden contraer más de una infección por dengue en el transcurso de su vida. Las infecciones provocan un espectro de afecciones clínicas que van desde un síndrome vírico no específico hasta una enfermedad hemorrágica grave que incluso puede ser mortal. Entre los factores de riesgo más importantes del dengue se encuentran la cepa del virus que causa la infección, la edad y especialmente los antecedentes de dengue del paciente.

El dengue es la arbovirosis humana (enfermedad causada por virus transmitidos por artrópodos) más importante en el mundo, producida por un virus cuyo único reservorio es el hombre. En América la situación de la enfermedad se ha agravado en los últimos 20 años por el incremento considerable del número de casos, de países afectados y la mayor frecuencia de las manifestaciones graves del dengue. Se estima que actualmente entre 2.500 a 3 mil millones de personas viven en áreas de riesgo de transmisión del dengue, ocurriendo anualmente 50 millones de infecciones, incluyendo 500 mil casos de dengue hemorrágico y 21 mil muertes. Los cambios climáticos observados en los últimos años han impactado en la modificación de los nichos ecológicos en que se desarrollan muchas de las enfermedades infecciosas. Las enfermedades transmitidas por vectores y las zoonosis no son una excepción a ello, por lo que aumenta el riesgo de ocurrencia, reaparición o diseminación de algunas, como el dengue. Aunque es una enfermedad propia de áreas tropicales y subtropicales; desde 1999 en Chile el dengue es de vigilancia universal (caso a caso) cuando se incorporó al decreto de Enfermedades de Declaración Obligatoria.

SÍNTOMAS

La fiebre del dengue se inicia con una fiebre alta y repentina, a menudo de 40 a 40.5° C (104 a 105° Fahrenheit), de 4 a 7 días después de la infección. De 2 a 5 días después de que la fiebre comienza, puede aparecer una erupción plana y roja sobre casi todo el cuerpo. Posteriormente se presenta una segunda erupción parecida al sarampión. Las personas infectadas pueden experimentar una mayor sensibilidad en la piel y sentir mucha molestia. Otros síntomas pueden ser fatiga, dolor de cabeza (especialmente detrás de los ojos), dolores articulares o musculares, naúseas, inflamación de ganglios linfáticos, vómitos, tos, dolor de garganta y congestión nasal.

FACTORES DE RIESGO

El riesgo es mayor en zonas ubicadas a una altitud menor a 2.200 metros sobre el nivel del mar, entre las latitudes 35º norte y 35º sur, donde la temperatura oscila entre 15ºC y 40ºC (la mayor actividad se observa a temperaturas de 24ºC a 26ºC) y donde la humedad relativa del aire es de moderada a alta. Asimismo, son zonas propicias para el mosquito aquellas de urbanización no planificada y de alta densidad de población; en viviendas con problemas de desagüe y con ausencia o intermitencia de disponibilidad de agua potable; donde existe agua almacenada por más de 7 días y donde existe acumulación de basura o recolección de ésta en envases inadecuados.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO

No existe un tratamiento específico para la fiebre del dengue. Usted necesitará líquidos si hay signos de deshidratación. El paracetamol (Tylenol) se utiliza para tratar la fiebre alta. Evite tomar ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno y naproxeno (Aleve), ya que pueden incrementar los problemas de sangrado. La afección generalmente dura una semana o más y, aunque es molesta, la fiebre del dengue no es mortal. Las personas con esta afección se deben recuperar por completo. Las posibles complicaciones pueden ser convulsiones febriles y deshidratación severa.

¿CÓMO SE PREVIENE?

Debido a que se trata de una enfermedad transmitida por la picadura de un mosquito contagiado, la prevención del Dengue se relaciona con recomendaciones específicas para viajeros a zonas donde existe el mosquito y hay casos de dengue.

Si viaja a zonas endémicas:

Aplique a la piel expuesta un repelente contra insectos que contenga DEET (Dietiltoluamida)

Use camisas manga larga o pantalones largos siempre que se encuentre en exteriores.

Rocíe su ropa con repelentes que contengan Permetrina o DEET ya que los mosquitos pueden picar a través de la ropa.

Exija el uso de mosquiteros en puertas y ventanas de su hotel o residencial.

Por otro lado, y para prevenir otras muchas enfermedades infecciosas, se recomienda mantener siempre la basura en recipientes sellados, evitar mantener aguas estancadas en los alrededores de la vivienda y en general , evitar condiciones de hacinamiento.

El decreto tendrá una vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023, “sin perjuicio de la facultad de poner término anticipado si las condiciones sanitarias así lo permiten”.


Compartir

About Author

iphonerodrigo