POLÍTICAVisto 6532 veces — 08 agosto 2023

La Comisión de Ética de la Cámara de Diputadas y Diputados ha sancionado a la parlamentaria Catalina Pérez con una censura y una multa económica que equivale al 15% de su dieta mensual. La decisión, tomada por votación unánime, se enmarca en el denominado “caso convenios”, en el cual se determinó que la actuación de Pérez ameritaba medidas disciplinarias de gran envergadura.

Según consta en el fallo emitido por la Comisión de Ética, tras analizar detenidamente los medios de prueba presentados, se llegó a la conclusión de que los hechos denunciados efectivamente ocurrieron y que su gravedad requería una sanción disciplinaria contundente, de acuerdo con las regulaciones establecidas en el reglamento parlamentario.

El comunicado oficial de la Comisión señala: “A partir de los medios de prueba allegados, que se produjeron los hechos denunciados y que, por sus características, entidad y gravedad, deben ser objeto de una medida disciplinaria de las más gravosas que el reglamento considera, más una pena anexa de multa”.

La Comisión de Ética también destacó que la sanción de censura se aplicó sin considerar circunstancias atenuantes en este caso, debido a la entidad del hecho en cuestión. Además, se ha impuesto una multa económica equivalente al 15% de la dieta mensual de la parlamentaria, como medida proporcional a la gravedad de la falta ética parlamentaria cometida.

El “caso convenios” ha mantenido la atención pública en los últimos meses, y esta decisión de la Comisión de Ética marca un hito en la rendición de cuentas y la ética en el ámbito legislativo. La sanción impuesta a Catalina Pérez envía un claro mensaje sobre la responsabilidad y el comportamiento esperado de los representantes electos en el ejercicio de sus funciones.

La Diputada Catalina Pérez aún no ha emitido comentarios públicos sobre la sanción sin querer hablar con la prensa y mantenerse en Santiago, ni tampoco hay señales de retomar el trabajo en terreno en su región.

Compartir

About Author

iphonerodrigo