POLÍTICAVisto 1176 veces — 29 abril 2014

Constató un deficiente estado de mantención de equipamiento, baños e instalaciones para uso de pacientes y funcionarios. Además indica “liviandad” en respuesta a sus oficios fiscalizadores.

Fue junto al presidente del Colegio Médico, Aliro Bolados, y acompañada de funcionarios de distintas áreas del Hospital Regional, que en uso de su potestad fiscalizadora como diputada, la doctora Marcela Hernando, quien integra la Comisión de Salud de la Cámara Baja, visitó las inmediaciones del centro asistencial, verificando problemas sanitarios en Urgencia, y ratificando la clausura de varias salas de Radiología por filtraciones de radiación (fallas en el aislamiento con placas de plomo) a pacientes y sobre todo a trabajadores del recinto, entre otras deficiencias. “En el segundo piso, en pensionado, siguen habiendo salas con alerta roja, lo que implica que hay gente con Clostridium Difficile, entonces tampoco es muy confiable la respuesta que me dieron respecto de que el brote estaría controlado y tampoco la cantidad de pacientes que fueron suspendidos de sus cirugías, así es que yo no voy a descansar hasta que me sienta satisfecha de que las cosas se están mejorando”, acotó la representante del Cuarto Distrito.

Historial Dosimétrico

Luego de obtener un informe interno de prevención de riesgos del hospital, que confirmaba la exposición a radiación hasta en 180 veces sobre la norma para los usuarios en la sala N°5 de Imagenología, y 22 veces superior a la norma en la sala de comando de la sala N°1, la diputada Hernando ofició a la seremía de Salud solicitando fiscalización que incluyera un historial dosimétrico de cada uno de los trabajadores expuestos a radiación de rayos X. No obstante, constató presencialmente la falta de utilización de los dosímetros personales, “que sirven para medir si las dosis de radiación recibidas por el personal están dentro o fuera de los límites establecidos como seguros en la ley. Entonces no es posible proteger la salud de los trabajadores si no están esos registros”, apuntó la congresista, quien comprobó la clausura de varias salas.

Urgencias

“Muchas veces se critica la forma de atender del personal pero ellos son tremendamente sacrificados: No tienen espacio donde comerse un sándwich, tomarse un té, aunque estén de turno. A veces comparten con la basura en la misma sala, y no es retirada por tres o cuatro días, cosa que me impresionó en la sala de médicos del servicio de Urgencia”, explicó la militante radical, quien en su visita corroboró el funcionamiento de un solo baño habilitado para pacientes y funcionarios en el servicio, así como hacinamiento de personal en las áreas de residencia, lo que implica que no hay separación por género ni un mínimo espacio para intimidad. “La kinesióloga de Pediatría debe trabajar en un espacio donde sólo cabe ella y la camilla, y apenas tiene para trabajar sus manos, un inhalador y una aerocámara”.

Transparencia

Hernando reiteró su llamado a la dirección del hospital a mantener un flujo transparente de comunicación, recordando que si el recinto reconoce sus problemáticas “puede aprovechar la oportunidad para solicitar los recursos y poder corregir lo que está funcionando mal en vez de tapar las cosas”.

Compartir

About Author

iphonerodrigo